jueves, 19 de noviembre de 2015

ACT premia a científico toxicólogo panameño


El investigador Aristides Quintero Rueda  ha sido  uno de los cinco ganadores del premio ‘ACT Internacional Grant 2015, otorgado por ‘ACT (American College of Toxicology) y el primer panameño en los últimos 36 años de la premiación en ser galardonado.

El 9 de noviembre de 2015, el científico panameño Aristides Quintero Rueda recibió,  en Las Vegas, Nevada, un premio del ACT (American College of Toxicology).
Quintero Rueda, quien es investigador de la Universidad Autónoma de Chiriquí, adscrito al Departamento de Química y fundador del Centro de Informaciones e Investigaciones Toxicológicas y Químicas Aplicadas (CEIITOXQUIA), mereció uno de los cinco galardones otorgados por el Colegio Americano de Toxicología a investigadores extranjeros, por la búsqueda de nuevos agentes con actividad biológica antimicrobiana y antifúngica con un modo de acción eficaz al que los microorganismos no generen resistencia con facilidad y que tengan un significativo impacto científico, económico y social.
Los ganadores fueron seleccionados “en base al mérito de sus trabajos y a sus excepcionales antecedentes”.

Sus trabajos incluyen desde la búsqueda de “nuevos agentes con actividad biológica antimicrobiana y antifúngica obtenidos a partir de toxinas de serpientes venenosas, metabolismo in vitro de xenobióticos y sus implicaciones biomédicas en los riesgos químicos, efectos de la exposición a Clorpirifos, métodos de detección de toxicidad de nanomateriales hasta estudios toxicológicos del extracto y fracciones de Icacina trichantha”, cita el ACT.

Científicos de Finlandia, Estonia, Nigeria e India también fueron seleccionados.

Quintero Rueda, tecnólogo médico, químico clínico y doctor en toxicología, afirma que su “investigación premiada está vinculada con las toxinas de animales, venenos de serpientes panameñas en las cuales identifica moléculas bioactivas con posibles aplicaciones farmacológicas y  biotecnológicas en el desarrollo de productos que podrían ser aplicables al tratamiento de enfermedades tropicales desatendidas que afectan principalmente a la población pobre a la se busca ofrecer respuestas a largo plazo que contribuyan a contrarrestar algunos de sus problemas de salud y al mismo tiempo en el desempeño de esta tarea, estaremos contribuyendo a corto y mediano plazo a la formación y capacitación de recursos humanos nacionales y a la creación de una capacidad propia en Panamá de generar, difundir, transferir y utilizar el conocimiento para beneficio de la humanidad”, añade Quintero Rueda.

Los venenos de serpientes son ricos cócteles constituidos por una diversidad de sustancias químicas entre las que se encuentran las fosfolipasas A2 (PLA2s).  Algunas fosfolipasas A2 presentes en el veneno de serpientes (svPLA2s) y péptidos derivados de las mismas, presentan actividad bactericida y fungicida potente.  Por ejemplo, dos fosfolipasas A2 (PLA2s) aisladas del veneno de Bothrops asper de Panamá (la serpiente terciopelo) tuvieron un efecto letal dosis dependiente sobre bacterias y hongos, E. coli y C. albicans, respectivamente, explica Quintero Rueda.

El mecanismo de acción involucrado en el efecto citotóxico de bacterias y hongos ha sido poco investigado. Sin embargo, la toxicidad de las fosfolipasas A2 de Bothrops asper de Panamá sobre bacterias parece involucrar la perturbación de la membrana celular a través de residuos de aminoácidos catiónicos e hidrofóbicos en la región C-terminal de la proteína. Pruebas adicionales son necesarias para el estudio del mecanismo de acción de las fosfolipasas A2 de Bothrops asper de Panamá sobre bacterias y hongos, señala Quintero-Rueda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por escribir en el blog oficial de la Universidad Autónoma de Chiriquí.